Móviles 630 343 336 / 652409161

Lavanda, imprescindible en los jardines mediterráneos

lavender-1117275_640

Las plantas de lavanda son perfectas para el jardín mediterráneo, porque resisten muy bien la sequía, pero también los inviernos húmedos y fríos y aportan una nota muy perfumada al jardín.

La lavanda es una planta endémica de la zona del mediterráneo que solemos verla crecer de forma salvaje. Se conoce vulgarmente como espliego (Lavanda dentata) y es cultivada tanto por sus propiedades medicinales como por su valor ornamental y aromático para el jardín.

jardineros-mallorca-1Su tamaño puede llegar a superar el metro de altura y produce unas flores azuladas que superan en altura a las hojas.

Necesita grandes dosis de luz para su crecimiento (y en la zona del mediterráneo no nos podemos quejar). Soporta además los inviernos fríos y las heladas, aunque dependiendo de las temperaturas invernales que se acumulen pueden reducir el rendimiento de la lavanda.

En cuanto al suelo, la lavanda es una especie rústica que se adapta muy bien a cualquier estructura de suelo. Aun así, prefiere los suelos ligeros, de arena o arcilla y con un contenido medio en materia orgánica. El drenaje también es importante y con ello evitaremos encharcamientos inadecuados que puedan pudrir las raíces.

La lavanda es un cultivo que soporta bien los periodos de sequía, tan comunes en el clima mediterráneo donde, a veces, hay meses sin que llueva. De hecho, la lavanda que crece de forma salvaje sólo tiene la aportación de la lluvia y sobrevive. Pero si lo que quieres es sacar el máximo partido de esta planta aromática y realizar es conveniente aumentar la dosis de riego. Con 1 riego a la semana es suficiente para cubrir sus necesidades.

Si necesita un asesoramiento profesional para el cuidado de su jardín Contáctenos

 

 

 

Tags

hol

top